sábado, 15 de marzo de 2014

Los americanos USA ya no colonizan Europa

Amanezco con la noticia de que Lamar Odom, jugador con 2 anillos NBA con Los Angeles Lakers, abandona el Baskonia, club de la Liga Endesa española por el que había firmado un par de meses, causando eco a nivel mundial. El newyorkino había viajado a USA en búsqueda de una segunda opinión por sus problemas de espalda, y se llevó las maletas hechas.

Lamar Odom, en uno de sus pocos partidos en España

Leo esta noticia y me entristece. Lo primero que se me pasa por la cabeza es el vil pensamiento de “está acabado” que cualquiera de vosotros podría pensar también, pero uno que es analítico, ahondando un poco más profundo en la situación, se reafirma en su pensamiento de que los americanos que llegan ahora a Europa no son lo que eran hace 20 o 30 años. Bordeo la NBA para viajar hasta el viejo continente.

Centrándome en España, país que me corresponde por nacimiento, pienso en que quedan muy atrás aquellos años en los que George Gervin aterrizaba en Manresa en la temporada 89-90. Uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA llegaba a la ACB para encontrar un retiro dorado, y lejos de arrastrarse por las pistas, cosechaba unos promedios de 25,5 puntos y 5 rebotes, salvando a un equipo pequeño como el TDK de una complicada situación.

George Gervin sentó cátedra en Manresa

Atrás quedan también otros jugadores con menor nombre a su llegada, pero leyendas vivas tras su marcha como Aude Norris, Kenny Green, John Pinone, Kenny Simpson, Granger Hall, Clifford Luyk, Mike Smith o Ralph Sampson, por decir algunos (lo sé, me dejo muchísimos). Atrás quedan también los que venían para jugar 40 minutos cada uno. Si recordáis, antiguamente no existían tantos “americanos con pasaporte”, y las 2 plazas que tenía cada equipo para jugadores extracomunitarios, principalmente americanos USA, eran para conseguir a 2 referentes que marcasen las diferencias.

También se me viene a la mente un documental del programa “Informe Robinson”, donde se ve el más fiel reflejo del americano antiguo en España en la figura de Nate Davis. Un jugador que no terminaba de encontrar su hueco en la NBA, y venía a Europa para triunfar, haciendo una carrera impresionante, haciendo grandes a equipos pequeños. Y lo que es más, comprometiéndose 100% para la causa. Y es que veo la lesión de Lamar Odom, o los problemas físicos que achacan otros, y no puedo dejar de pensar en el hito de Nate Davis, que llegó a jugar un partido con la mano escayolada.


Con el paso del tiempo y la globalización del baloncesto, especialmente en la NBA, los jugadores americanos han perdido mucho peso en Europa. Es menester decir que uno que lleva mamando baloncesto en Fuenlabrada aproximadamente 15 años, no ha podido disfrutar en vivo de muchas de estas leyendas mencionadas anteriormente. Pero siendo justos, sí he podido ver sobre la cancha a profesionales como Bernard Hopkins o Darryl Middleton (aún jugando en Liga EBA con 47 años, lo de este hombre sí que es vicio). Incluso en Fuenlabrada, donde los americanos nunca han sido una leyenda, me atrevo a mencionar a profesionales de quitarse el sombrero como Tom Wideman, y aunque puede que solo esté un año con nosotros, a Andy Panko.

Andy Panko es de los pocos estadounidenses de antes que quedan

Lamar Odom se marcha con la cabeza gacha, dejando patente que los americanos ya no son lo que eran. Un jugador con 2 anillos NBA, con la esencia en sus manos de la figura del “point forward” moderno, capaz de hacer un triple doble con relativa facilidad y obtener el beneplácito del señor de los anillos, Phil Jackson. Ahora solo nos queda en la retina la imagen de un jugador con problemas extradeportivos, con líos de curvas con Khloe Kardashian, y puede que no sea justo. Pero seguramente tanto vosotros como yo, habréis llegado a la misma conclusión: USA ya no coloniza Europa.

Rubén
@MilanGurovic

No hay comentarios:

Publicar un comentario