viernes, 8 de marzo de 2013

Los "Bad Boys" han vuelto a la vida


Sí amigos, no os habéis equivocado de blog. Seguimos hablando de la NBA, pero qué mejor manera de ambientarse que dándole al play un poco más arriba y adentrarnos en el flamante mundo del boxeo asociado al mejor baloncesto del mundo. Y es que, desgraciadamente, en las últimas fechas las "peleas" en las canchas se han vuelto a poner de actualidad con el encontronazo que pudimos ver en el partido entre Indiana Pacers y Golden State Warriors. La trifulca se dio entre jugadores de gran renombre en la Liga y vino propiciada por un choque entre Roy Hibbert y David Lee. Stephen Curry se metió a separar pero se llevó un recuerdo del gigantón de Georgetown de regalo.





Detroit, siempre recordado

Muy a nuestro pesar, esta no ha sido la pelea más importante de los últimos años, al igual que tampoco ha sido la única en la que se han visto involucrados los Pacers. Seguro que a muchos os está viniendo a la mente aquella noche de 2004 en el Palace de Auburn Hills de Detroit, donde Pistons y Pacers terminaron a mamporro limpio en una batalla campal prácticamente sin precedentes. Una dura falta de Ron Artest sobre Ben Wallace destrozó un partido que tuvo que pararse de inmediato (y que ya estaba sentenciado en favor de los Pacers), con Jermaine O'Neal y Stephen Jackson apuntándose a la fiesta e incluso, invitando a gente del público. Y es que, aunque la fama de "Bad Boys" se la ganaron años atrás merecidamente los Detroit Pistons, esta vez fueron los Pacers los causantes de semejante bochorno.




Las sanciones y multas fueron ejemplares, convirtiéndose aún en el día de hoy en las más altas de la historia del deporte americano. Y es que si por algo se caracteriza la NBA es por tener un código ético y de conducta muy sólido, donde prima mucho la imagen de su producto, convirtiéndole en un negocio bien avenido. El listado se desglosó de la siguiente manera:

Detroit Pistons

Ben Wallace: 6 partidos y 400.000 dólares.
Chauncey Billups: 1 partido.
Elden Campbell: 1 partido.
Derrick Coleman: 1 partido.

Indiana Pacers

Ron Artest: 72 partidos (el resto de la temporada) y 5 millones de dólares.
Stephen Jackson: 30 partidos y 1,7 millones de dólares.
Jermaine O'Neal: 15 partidos y 4,1 millones de dólares.
Anthony Johnson: 5 partidos y 122.000 dólares.
Reggie Miller: 1 partido y 35.000 dólares.

Ron Artest (ahora Metta World Peace) fue el peor parado. El jugador perdió su salario prácticamente íntegro, y de hecho, meditó la retirada para dedicarse al rap. Necesitó varios años de terapia psicológica y, recomendado por su terapeuta, consiguió hacerse amigo del hombre al que asestó un puñetazo demoledor. No fue hasta esta temporada cuando Metta World Peace volvió a Detroit a disputar un partido como jugador profesional, con un rol importante de titular. Ante esta prueba de fuego, el controvertido jugador de Queens casi la vuelve a liar al enzarzarse con Brandon Knight. La cosa no pasó a mayores... y es que, desgraciadamente para este hombre que prodiga con la Paz Mundial allá a donde va, seguramente no sea la última vez que se vea involucrado en acontecimientos similares. Prueba de ello fue el codazo asestado a James Harden la temporada pasada. Nadie le puede decir que no vive los partidos al límite.




Cambio de arma: de las manos a la lengua afilada

Y otro de los ex compañeros de Metta World Peace al que siempre le va la marcha es Stephen Jackson. "Captain Jack" ya vivió la famosa trifulca de Auburn Hills, y este mismo año ha protagonizado más de un roce, aun estando bajo la batuta del sargento de hierro Popovich en los Spurs, equipo que ya le diese su mayor éxito en la NBA: el anillo de 2003. Pero ya a sus 34 primaveras, si algo pierde a Stephen Jackson es la lengua. Ahora parece que va de justiciero y su Twitter siempre echa humo, sino, que se lo digan a Serge Ibaka. Y eso que para meterse con el jugador de la Selección Española hay que pensárselo 2 veces.

"Que alguien se lo diga a Serge Ibaka. No sabe de qué va esta vida. La próxima vez que se tope conmigo le voy a dar (un puñetazo) en la boca. Es una promesa. Se está pasando".

Otro de los expertos en desquiciar a sus rivales mediante la verborrea es Kevin Garnett. Esta misma temporada ya tuvo un incidente con Carmelo Anthony y algún que otro "dulce comentario" sobre su mujer, lo que provocó que el jugador de los New York Knicks estuviese dispuesto a esperarle a la salida para "aclarar" semejante malentendido. 


Do you remember? Otras historias de ayer y hoy

En la historia de la NBA hemos vivido numerosos episodios al uso de lo que venimos hablando, pero, ¿Cuáles recuerdas? ¿Cuáles han sido los que han marcado la historia de la Liga? 

Algunas de las más interesantes han sido las protagonizadas por Charles Barkley y Shaquille O'Neal. Dos archienemigos históricos que en más de una ocasión han pasado de la dialéctica a las manos en la zona. Ahora más reformaditos, se llevan bien y compiten sanamente en cada All Star eligiendo a los participantes del BBVA Rising Stars Challenge, pero antiguamente saltaban chispas entre "El Gordo" y Shaq cada vez que se cruzaban en la cancha.




Y es que Shaq, si bien era conocido por su poderío físico, también tuvo algún que otro encontronazo con otros jugadores como Andrew Bynum cuando éste presumía ser su sucesor en Los Ángeles Lakers y O'Neal buscaba el anillo en los Miami Heat. El propio Bynum aprendió la lección y como buen discípulo, decidió dar cera en las semifinales de la Conferencia Oeste de 2011, aunque no se atrevió con ningún "perro grande" y decidió dejarle su tarjeta de visita al diminuto J.J. Barea de los Dallas Mavericks.




Hasta el propio Michael Jordan, el mejor jugador de todos los tiempos, tuvo sus más y sus menos con algún que otro jugador. Danny Ferry, excelso tirador de raza blanca, vivió sus puntos y casi sus puños. Os dejamos un MIX con los encontronazos más duros de la NBA.




Y para acabar, y lo más importante de todo, desde esta redacción desear que estas actuaciones bochornosas no vuelvan a repetirse. Muchos de los que leéis el blog seguramente jugáis, entrenáis, o simplemente admiráis a muchos jugadores. Esto no es baloncesto, pero sí es actualidad. Hay que quedarse con la famosa frase de que al final, lo que pasa en la cancha, se queda en la cancha. Porque a veces, el león no es tan fiero como lo pintan ;)

Metta World Peace


Shaquille O'Neal y Charles Barkley


Rubén Fuentes
@MilanGurovic

No hay comentarios:

Publicar un comentario