martes, 5 de marzo de 2013

En Chicago, por fin sale el Sol

El futuro de los Chicago Bulls de cara a lo que resta de temporada es un tanto desconcertante, os explico el porque de mi teoría, pero antes quiero que sepáis que este equipo sano llegó a poner en serios problemas a los vigentes campeones de la NBA Miami Heat. Para explicar mi teoría me remonto a los Play Off de la pasada campaña, donde se enfrentaban en primera ronda en el United Center, Bulls contra 76ers, el partido ya estaba decido para los locales y a falta de 80 segundos, la estrella local D-Rose se lesionaba en un salto, más tarde se haría oficial la rotura del ligamento cruzado de su rodilla izquierda, comenzaba una travesía por el desierto para el joven base, que le apartaría de los parquets entre 8 y 12 meses. Muchos aficionados han echado la culpa a Tom Thibodeau porque con el partido resuelto la presencia del base no hacía falta, ya que lo normal habría sido darle descanso el mayor tiempo posible para que a los dos días estuviera lo más entero para el siguiente partido de la eliminatoria.




Volviendo al presente los Bulls empezaron la temporada con un buen arranque, no voy a decir que se echaba de menos al MVP Rose, pero sus compañeros hicieron piña y empezaron a sumar todos, gente como Nate Robinson, Marco Belinelli y hasta un desaparecido Carlos Boozer, que el año pasado nos daba muchos quebraderos de cabeza, contribuían para paliar la baja de la estrella del equipo de Illinois.
Pero últimamente se están desinflando por el excesivo número de minutos que disputan "los jugadores de confianza del entrenador", sobre todo este estado se acentúa en partidos contra rivales directos como Pacers, Heat, Knicks... Ya que cuando el partido está en su punto álgido y la moneda debe caer a un lado, los de la ciudad del viento pierden fuerza y no llegan a ser más que una brisa.

Recientemente Joakim Noah, ha hecho unas declaraciones expresando su agotamiento físico cuando se disputan back to back o como nombré antes en partidos clave, pero esta causa también viene precedida de las lesiones, si echamos la mirada atrás sólo los jóvenes Jimmy Butler y Marquis Teague si las cuentas no me fallan han eludido la enfermería de todo el roster. Es aquí cuando nos plantemos dos preguntas, ¿los bulls no tienen fondo de armario? o ¿el entrenador sólo confía en sus elegidos? Sinceramente creo que este año todos en la franquicia sabían que era de transición, viendo algunos fichajes como el caso de Radmanovic, son significativos, ya que te pueden dar pistas de que se espera del equipo en esta temporada, no veo  a muchos de los fichajes del perfil de Thibodeau, defender atras y ser ordenados como lo eran Ronnie Brewer o CJ Watson que este año abandonaron el equipo.

Pero no todo va a ser malas noticias, apenas un par de días todo aficionado bull sonreía al ver calentar a Rose y dejarnos perplejos demostrándonos que ya podía hacer mates, su recuperación final parece estar cerca, aunque no quiero que se le fuerce como ya leí en un artículo donde se entrevistaba al hermano mayor y representante de Rose donde decía, que la franquicia estaba intentando presionar a su joven estrella para que volviera ya, sin apenas preocuparse en si estaba sano al 100%, aunque luego Rose hizo un comunicado desmintiendo esta información.




El presente-futuro de los de Illinois debería estar marcado por, terminar la Regular Season si es posible como 4º del Este y asegurar el factor campo, el poco descanso de la plantilla, la recuperación de su estrella que seguramente no llegue a un 70% de lo que nos ha demostrado, el futuro cruce el Play Off que si clasifica como dije anteriormente se enfrentarían a Brooklyn Nets o Atlanta Hawks que para nada son unas cenicientas. Pero es verdad que aunque la plantilla su media de edad no es joven que se diga, lo contrarrestará con experiencia, buen hacer y si es posible que le respeten las lesiones, porque nos han privado ver a uno de los equipos más sólidos de toda la liga.




José Luis Bustos
@JBustos22

No hay comentarios:

Publicar un comentario