sábado, 9 de febrero de 2013

La enfermería condiciona la temporada de los Wolves

Minnesota Timberwolves, ese extraño caso que podría someterse al estudio de Iker Jiménez, y ahora os explico todas las razones. En verano el equipo de Minneapolis rebosaba optimismo Se desprendieron de Michael Beasley, Wayne Ellington, Wesley Johnson, Brad Miller y el amnistiando Darko Milicic, mientras que llegaba sabia nueva como Alexey Shved, Chase Budinger, Louis Amundson, Greg Stiemsma, la vuelta de su periplo europeo de Andrei Kirilenko y la recuperación de Brandon Roy. Se quedaba un roster con el que se podía aspirar a entrar en Play Off, no lo han logrado desde la temporada 2003/04, en la que llegaron a la final del Oeste cayendo derrotados por los Lakers en una serie de 4-2.


Para empezar la presente temporada disponían de un quinteto formado por Rubio, Roy, Kirilenko, Love y Pekovic y con un banquillo lleno de jugadores para cubrir todas las posiciones, dando relevos de calidad. Pero las como dice el dicho "en casa del pobre, poco duran las alegrías". 
Ricky Rubio, se lesionó contra los Lakers la pasada campaña, veía desde la grada como sus compañeros empezaban sin su dirección y sin su jugador franquicia, Kevin Love que durante el Training Camp, se fracturó la mano derecha durante un entrenamiento a 15 días del comienzo de la competición. Tras disputar cinco partidos, Roy caía lesionado por sus maltrechas rodillas, lo que ponía en el aire su futura vuelta al máximo nivel. Chase Budinger se lesiona para toda la temporada tras dañarse el menisco, lo que le obligaba a pasar por el quirófano. Ante estas bajas perimetrales despegó como un Sputnik el rookie Shved. Pero aquí no acababan los males, todavía faltaban por lesionarse gran parte de la plantilla, mientras tanto Kevin Love forzó su incorporación para estar a las ordenes de Rick Adelman y lo pagó caro volviendo a recaer de su antigua lesión, pero por fin una noticia buena planeaba sobre la fría Minnesota, Ricky volvía a estar disponible para jugar. Ante tanta lesión se vieron obligados a fichar a Chris Johnson y Mickael Gelabale, dos ex NBA que llegaban con la misión de suplir tanta baja, en un partido llegaron a tener sólo seis jugadores de los que empezaron la temporada, sin contar los dos anteriores fichajes.



Pero ya era demasiado tarde, se hundían en la clasificación del Oeste descolgándose de los puestos de Play Off con los que tanto habían soñado, las lesiones estaban marcando lo que prometía como un equipo que podía practicar un baloncesto divertido, siempre que la enfermería les hubiera dejado.

Se habla mucho de los posibles trades en los que pueden verse envueltos, pero lo que está claro es que Pekovic el año que viene le tienen que ofrecer un buen contrato si quieren quedárselo, posiblemente se marche, a lo que hay que sumarle el descontento de Love con ciertas decisiones que vienen desde los despachos. Desgraciadamente por las lesiones no hemos visto hasta donde podrían haber llegado este equipo. Ojalá se mantenga el bloque y nos de la opción de ver donde está su techo, y así disfrutar del baloncesto tan entretenido que practican los equipos de Rick Adelman.


No hay comentarios:

Publicar un comentario